Recomendaciones prácticas dirigidas a traductores-localizadores

Con el objetivo de contribuir a la internacionalización de las pequeñas y medianas empresas españolas, en esta sección proponemos una serie de recomendaciones prácticas para la localización de los sitios web corporativos. Este conjunto de recomendaciones está basado en la clasificación de criterios para la evaluación de la calidad de la localización propuesta por Gutiérrez-Artacho y Olvera-Lobo (2017). Esta clasificación agrupa los criterios que influyen en la calidad de la localización en tres grandes grupos: criterios lingüísticos, culturales y técnicos.

La importancia de los aspectos lingüísticos de la localización presenta su origen en la estrecha relación entre localización y traducción. Diversos autores han descrito esta relación de maneras diferentes: mientras que Esselink (2001) considera la traducción una fase fundamental del proceso de localización, otros autores contemplan la localización como un tipo de traducción. Hurtado Albir (2001) emplea el término traducción de productos informáticos en lugar de localización; aun así, considera que se trata de una modalidad de traducción claramente diferenciada que engloba a su vez varios tipos de traducción (jurídica, técnica o audiovisual, por ejemplo).

En cuanto al carácter cultural de la localización, podemos encontrar su fundamento en la relación ampliamente descrita entre lengua y cultura. Uno de los primeros en señalar dicha relación fue Nida (1945): «The person who is engaged in translating from one language into another ought to be constantly aware of the contrast in the entire range of culture represented by the two languages». Hurtado Albir profundiza en esta relación afirmando que «la traducción no sólo se produce entre dos lenguas diferentes, sino también entre dos culturas diferentes; la traducción es, pues, una comunicación intercultural. El trasvase de los elementos culturales presentes en un texto es uno de los mayores problemas a que se enfrenta el traductor» (2001). Resulta lógico afirmar que si la traducción y la cultura son dos conceptos íntimamente ligados, también la localización y la cultura lo son. Del mismo modo, la localización, como proceso cuyo objeto suele ser productos informáticos tales como aplicaciones o páginas web, no puede estudiarse ni desarrollarse sin tener en cuenta los diversos aspectos técnicos que la caracterizan.

Para la elaboración de estas recomendaciones, el objetivo fijado es que puedan emplearse para la localización entre cualquier par de lenguas. A pesar de ello, es cierto que la gran mayoría de ejemplos que se ofrecen involucran a las lenguas española e inglesa debido a que, según otros estudios que estamos desarrollando en la actualidad, son uno de los pares de lenguas más habituales en el contexto de la localización de sitios web de pymes españolas.

1. Aspectos lingüísticos

2. Aspectos culturales

3. Aspectos técnicos

Fase de validación

Referencias