Recomendaciones prácticas dirigidas a traductores-localizadores

Con el objetivo de contribuir a la internacionalización de las pequeñas y medianas empresas españolas, en esta sección proponemos una serie de recomendaciones prácticas para la localización de los sitios web corporativos. Este conjunto de recomendaciones está basado en la clasificación de criterios para la evaluación de la calidad de la localización propuesta por Gutiérrez-Artacho y Olvera-Lobo (2017). Esta clasificación agrupa los criterios que influyen en la calidad de la localización en tres grandes grupos: criterios lingüísticos, culturales y técnicos.

La importancia de los aspectos lingüísticos de la localización presenta su origen en la estrecha relación entre localización y traducción. Diversos autores han descrito esta relación de maneras diferentes: mientras que Esselink (2001) considera la traducción una fase fundamental del proceso de localización, otros autores contemplan la localización como un tipo de traducción. Hurtado Albir (2001) emplea el término traducción de productos informáticos en lugar de localización; aun así, considera que se trata de una modalidad de traducción claramente diferenciada que engloba a su vez varios tipos de traducción (jurídica, técnica o audiovisual, por ejemplo).

En cuanto al carácter cultural de la localización, podemos encontrar su fundamento en la relación ampliamente descrita entre lengua y cultura. Uno de los primeros en señalar dicha relación fue Nida (1945): «The person who is engaged in translating from one language into another ought to be constantly aware of the contrast in the entire range of culture represented by the two languages». Hurtado Albir profundiza en esta relación afirmando que «la traducción no sólo se produce entre dos lenguas diferentes, sino también entre dos culturas diferentes; la traducción es, pues, una comunicación intercultural. El trasvase de los elementos culturales presentes en un texto es uno de los mayores problemas a que se enfrenta el traductor» (2001). Resulta lógico afirmar que si la traducción y la cultura son dos conceptos íntimamente ligados, también la localización y la cultura lo son. Del mismo modo, la localización, como proceso cuyo objeto suele ser productos informáticos tales como aplicaciones o páginas web, no puede estudiarse ni desarrollarse sin tener en cuenta los diversos aspectos técnicos que la caracterizan.

Para la elaboración de estas recomendaciones, el objetivo fijado es que puedan emplearse para la localización entre cualquier par de lenguas. A pesar de ello, es cierto que la gran mayoría de ejemplos que se ofrecen involucran a las lenguas española e inglesa debido a que, según otros estudios que estamos desarrollando en la actualidad, son uno de los pares de lenguas más habituales en el contexto de la localización de sitios web de pymes españolas.

1. Aspectos lingüísticos

Los ejemplos señalados en este apartado están basados en su mayor parte en Jiménez Crespo (2008).

1.1. De contenido

El traductor-localizador deberá prestar atención a posibles errores de traducción que afecten al contenido. Algunos de estos errores son los siguientes:

  • Contrasentido: error de traducción que consiste en atribuir al texto meta un sentido contrario al del texto original.
  • Falsos sentido: consiste en atribuir al texto meta un sentido diferente al del texto original. Por ejemplo, se incurriría en un falso sentido al traducir site map como mapa de la página web dado que el mapa representa la estructura del sitio web en su totalidad, no de una sola página. Por lo tanto, la traducción correcta sería mapa del sitio web. 
  • Sinsentido: formulaciones carentes de sentido.
  • Omisiones de información.

Puede consultarse, entre otros autores, Hurtado Albir (1999) para obtener una lista más exhaustiva de posibles errores de traducción.

[_/su_spoiler]

1.2. Léxicos

1.2.1. Calcos, préstamos o falsos amigos

En el ámbito web, debido al influjo de la hegemonía norteamericana, se incurre con frecuencia en el uso de calcos o préstamos procedentes del inglés que resultan innecesarios por contar con equivalentes válidos en español. Un ejemplo de calco del inglés sería la traducción de go (el botón que activa la búsqueda en un buscador) como *ir, en lugar de emplear una alternativa habitual en textos originales en español como pueda ser buscar. También sería desaconsejable el empleo de préstamos crudos (hosting) cuando existen equivalentes en español (alojamiento web), si bien es cierto que pueden existir razones comerciales y de posicionamiento web para emplear algunos anglicismos especialmente extendidos entre los hablantes meta. Los falsos cognados o falsos amigos, como en cualquier traducción, deben evitarse: success como traducción de suceso, localidad como traducción de location, advertisement como traducción de advertencia

1.2.2. Falta de consistencia terminológica

El empleo de términos dentro del sitio web debe ser consistente, por lo que constituiría un error alternar entre la forma original y la traducida de un mismo término (mapa del web / site map) o emplear diferentes formulaciones para hacer referencia a una misma sección (Acerca de nosotros / Sobre nosotros).

1.2.3. Falta de precisión terminológica

La escasez de precisión terminológica genera confusión en el receptor y provoca una mala impresión. Un enlace denominado Carreras en un sitio web de una empresa relacionada con el mundo del deporte podría llevarnos tanto a una sección relacionada con atletismo como a un apartado en el que se ofrezca empleo. Prestar atención a este tipo de ambigüedades y solventarlas incrementará la calidad del producto final.

1.2.4. Uso incorrecto de siglas y acrónimos

Como recoge Jiménez Crespo (2008), los manuales de estilo suelen desaconsejar el empleo de siglas en los sitios web debido a su falta de univocidad. No obstante, en el caso de que se decida emplearlas, es preciso desarrollarlas, y no deben usarse siglas anglosajonas junto con una traducción al español que no se corresponda con la sigla (*Véase PDA (Ayudante Digital Personal)). Además, deben pluralizarse correctamente dependiendo del idioma hacia el que se está traduciendo: por lo tanto, el plural español de PC sería PC mientras que en inglés podría emplearse PCs o PC’s.

[_/su_spoiler]

1.3. Morfosintácticos o gramaticales

1.3.1. Calcos sintácticos

Se debe evitar el calco de estructuras sintácticas de la lengua origen que resultan poco naturales en la lengua meta: *ir atrás (go back), *es operado por (is operated by).

1.3.2. Respeto de las reglas gramaticales de la lengua meta

Deben revisarse posibles errores de concordancia y género (a veces ocasionados por la falta de contexto durante la traducción): *es una marcas de…; *necesitamos poder contar con una equipo de expertos; uso erróneo de formas verbales reflexivas (*contáctese con…), etc.

1.3.3. Calco de estructuras de la lengua origen

Un ejemplo de este error se produce cuando los pronombres personales (usted,) se explicitan con más frecuencia de lo que resulta idiomático en español, calcando el uso de otras lenguas como el inglés, el francés o el alemán. Otro ejemplo que se da habitualmente en los textos legales de los sitios web es el uso recurrente del determinante en las expresiones *estos Términos y Condiciones o *estas reglas, cuando lo habitual en textos originales en español sería la fórmula los presentes… (Términos y Condiciones / reglas).

[_/su_spoiler]

1.4. Estilísticos

La localización también supone la adaptación del texto a las convenciones estilísticas de la lengua meta. En este sentido, se debe atender, por ejemplo, a la tendencia general de la lengua en la que se está escribiendo con respecto a la longitud y complejidad de las oraciones. De este modo, sería un error emplear oraciones largas con numerosas subordinadas en una lengua como el inglés, que tiende al uso de oraciones simples y breves.

1.4.1. Registro inadecuado

Como describe Bolaños (2003), el registro predominante en Internet, por influencia de la cultura norteamericana, es el coloquial, mientras que en español este suele ser más elevado y a menudo exige el uso del tratamiento formal. Las siguientes traducciones al español son ejemplos de textos que no reflejan el registro adecuado, lo que afecta a su idiomaticidad: *Usted está sujeto a los siguientes Términos y condiciones, que podemos actualizar de vez en cuando sin notificarle a usted de ello; *Cualquier cosa en este site tiene copyright. También constituiría un error alternar entre diferentes niveles de registro o entre el tratamiento formal y el informal (tú / usted).

[_/su_spoiler]

1.5. Errores ortotipográficos

La ortotipografía del texto debe seguir las normas de la lengua meta. En este apartado, deben cuidarse aspectos como:

  • El correcto uso de mayúsculas o minúsculas, según exija la lengua, para títulos de obras o partes de obras, meses del año o idiomas.
  • El empleo del tipo de comillas más adecuado según la lengua (en español, por ejemplo, serían las comillas angulares («») antes de las inglesas (“”) o las simples (‘’).
  • No deben omitirse los símbolos de interrogación o exclamación de apertura (*Obtenlo ya!; *No se lo pierda!).

Debe revisarse también que la tipografía del texto sea consistente.

1.5.1. Palabras mal escritas (cacografías)

Para este aspecto es recomendable emplear un corrector tipográfico en las últimas fases de la localización.

[_/su_spoiler]

1.6. Uso de la variedad lingüística adecuada

Emplear la variedad lingüística adecuada no solo mejorará la impresión que el sitio genera en el usuario sino que impactará de forma positiva en el número de visitas al sitio web: el usuario normalmente solo podrá acceder a un sitio determinado a través de un motor de búsqueda si el contenido del sitio concuerda con las palabras clave que ha empleado en el buscador. Así, por ejemplo, lo más recomendable para una empresa que pretenda comercializar gafas en México es que en su sitio web emplee mayoritariamente el vocablo lentes.

[_/su_spoiler]

2. Aspectos culturales

La información que se detalla en este apartado, excepto donde se indique lo contrario, está basada en Microsoft (Dr. International 2003).

2.1. Moneda

Es preciso adaptar precios y otras menciones de cantidades de dinero a la moneda de la locale. En cuanto a la posición del símbolo de la divisa, que puede ser un símbolo como ‘€’ o un código de tres letras (‘EUR’), se debe seguir la convención de la locale: en el caso del español de España (ES_ES), el símbolo de la moneda se pospone a la cifra y va separado con un espacio: 15 €. Por el contrario, en el español de América el símbolo suele ir antepuesto y no se separa con un espacio: $15,429. Con respecto a los códigos de tres letras, siempre se separan con un espacio de la cifra, y en América es admisible que vayan antepuestos: USD 50,82 (RAE y ASALE, 2010).

[_/su_spoiler]

2.2. Formato de fecha

El formato de fecha también debe adaptarse a la locale. Dependiendo de ella, se seguirá, por ejemplo, el formato DD/MM/AAAA (el habitual en España), MM/DD/AAAA (propio, por ejemplo, de Estados Unidos) o AAAA/MM/DD. Se debe prestar atención al símbolo que se emplea para separar días, meses y años: por ejemplo, puede emplearse la barra oblicua, el guion o el punto (propio, por ejemplo, del alemán: DD.MM.AAAA).

También se puede emplear un formato largo combinando números y letras (22 de febrero de 2018). En este caso, la norma en español, al contrario que en idiomas como el inglés, indica que el nombre del mes va siempre en minúscula. Asimismo, en español los años no presentan punto (sería erróneo, por lo tanto, escribir en español *2.018) (RAE y ASALE, 2010).

[_/su_spoiler]

2.3. Hora

La locale también influirá en el formato de hora empleado, que puede ser el de 12 o el de 24 horas. En el caso del formato de 12 horas, según el idioma, cabe la posibilidad de que la abreviatura AM/PM vaya antes o después de la hora y que las letras que forman la sigla vayan separadas con puntos (A.M./P.M.).

Los dos puntos (:) son el carácter más empleado para separar horas, minutos y segundos, pero no constituyen la única posibilidad, como es el ejemplo de algunas lenguas asiáticas que emplean ideogramas.

[_/su_spoiler]

2.4. Números

El carácter empleado para separar los miles puede ser una coma (1,000; Estados Unidos) o un punto (1.000; España, Alemania). Lo mismo ocurre con el carácter que separa los decimales (su  empleo es inverso en los ejemplos de locale citados). La posición del símbolo % puede ser antepuesta o pospuesta a la cifra, con o sin espacio, o bien puede representarse con las letras pct.

[_/su_spoiler]

2.5. Medidas de longitud, masa, superficie, volumen, temperatura, tamaños de papel, etc.

Las unidades de medida constituyen otro aspecto susceptible de variación dependiendo de la locale. Independientemente de la unidad de medida que se emplee, es fundamental que esta quede explícita para no dar lugar a confusiones (38 ℃, 75 kg, 1 hoja de papel A4).

[_/su_spoiler]

2.6. Teléfonos

Deben incluir siempre el prefijo internacional para facilitar la comunicación con usuarios internacionales (00 34 123 456 789 / +34 123 456 789).

[_/su_spoiler]

2.7. Formularios

En su creación, debe prestarse atención a varios aspectos:

  • Campos ‘provincia’, ‘comunidad autónoma’ o ‘estado’: es recomendable que su cumplimentación sea opcional, ya que esta podría no proceder dependiendo del país de origen del usuario.
  • Campo ‘código postal’: el número de dígitos que pueden introducirse debe ser flexible y admitir letras.
  • Campo ‘teléfono’: debe admitir un número muy variable de dígitos.
  • Campo ‘apellido’: en un sitio web que será utilizado por personas de diferentes orígenes socioculturales, debe ofrecérsele al usuario la flexibilidad suficiente para indicar uno o más apellidos. En consecuencia, también el nombre del campo debe reflejar dicha flexibilidad (Apellido o apellidos, por ejemplo) (Jiménez Crespo, 2008).

[_/su_spoiler]

2.8. Aspectos visuales con significación cultural

Es importante considerar la posible carga cultural implícita en imágenes, colores e iconos que aparezcan en la página web. Deben evitarse las banderas en áreas como el selector de idioma, puesto que rara vez representan a todos los hablantes de una lengua (una bandera británica no representa a los hablantes de Estados Unidos, por ejemplo). Por otro lado, especialmente en el caso de culturas alejadas, debe considerarse la significación cultural de los colores empleados en el sitio, para lo cual Andreu-Vall y Marcos (2012) recomiendan consultar el gráfico https://informationisbeautiful.net/visualizations/colours-in-cultures/. En el mismo trabajo se alerta sobre la posibilidad de que existan imágenes que presenten connotaciones negativas para la cultura meta o que sea necesario adaptar algunos iconos («un ejemplo muy manido en usabilidad es el icono del buzón para recibir correo, tan distinto entre el español, normalmente cuadrado y plano, pegado a una pared o a una puerta, y el estadounidense, representado como un poste frente a la entrada de una casa con jardín, con un formato más cilíndrico»).

[_/su_spoiler]

2.9. Enlaces a otros sitios web

Siempre que sea posible, los enlaces a otros sitios web deben redirigir a su versión en la lengua meta de nuestro sitio web. Si dicha versión no existe, es recomendable informar al usuario acerca de la lengua en la que está escrito el contenido del enlace: www.ideal.es (in Spanish).

[_/su_spoiler]

2.10. Atención al cliente (disponibilidad en varias lenguas)

Idealmente, la localización debe abarcar todos los aspectos de la interacción con el usuario, incluida la atención al cliente. Existen diferentes modos de ofrecer atención al cliente en la lengua meta, que comprenden tanto la atención telefónica o por correo electrónico hasta el empleo de bots conversacionales o chatbots.

[_/su_spoiler]

2.11. Explicitaciones innecesarias y/o incorrectas

Cuando existen diferencias en el conocimiento compartido de las culturas origen y meta, a menudo será necesario aportar explicitaciones que faciliten la comprensión de la información. Por ejemplo, en una página web sobre turismo en España localizada para el público chino en la que se mencionen diversas ciudades españolas, podría ser muy conveniente explicitar la situación de dichas ciudades en el mapa: Oviedo, ciudad del norte de España... Supondría un error, sin embargo, agregar información incorrecta o cuyo conocimiento se le puede presuponer a los receptores. Por ejemplo, en un sitio web destinado al sector sanitario, probablemente sería innecesario definir términos como apoplejía o rinoplastia.

[_/su_spoiler]

2.12. Noticias y productos adaptados a la locale

Si bien, como mínimo, la sección de noticias debería figurar traducida al igual que el resto del sitio web, idealmente deberían publicarse noticias relevantes para el público meta; por ejemplo, la celebración de acontecimientos que tendrán lugar en la región correspondiente o la apertura de una nueva sucursal del negocio en el país en cuestión. En el caso de sitios web de venta de productos, lo más conveniente sería que en la versión del sitio web adaptada a una locale y una región en particular solo se ofrecieran productos disponibles en la región de la locale. Así es como lo hace la empresa IKEA en su sitio web: www.ikea.com.

[_/su_spoiler]

2.13. Localizar presencia en redes sociales y buscadores

En las redes sociales, es muy recomendable contar con perfiles diferentes para cada locale. Por otro lado, es necesario plantearse la posibilidad de que existan redes sociales específicas o motores de búsqueda especialmente populares entre el público meta. En Rusia, por ejemplo, VK es una de las redes sociales más utilizadas y Yandex es el motor de búsqueda preferido, mientras que Yahoo goza de popularidad en Japón. Según estos ejemplos, si nuestro sitio web está localizado al ruso o al japonés, deberemos comprobar y potenciar el posicionamiento del sitio web en dichos buscadores.

[_/su_spoiler]

3. Aspectos técnicos

3.1. Selección del idioma

Anteriormente se ha mencionado el sitio de Ikea como ejemplo de web en la que se ofrecen productos adaptados a la región en la que se encuentra el consumidor. Esto es posible gracias a que en su pantalla de inicio el sitio solicita al usuario que indique su región y su lengua: por ejemplo, el sitio de Bélgica se puede visitar tanto en neerlandés como en francés. Este es un ejemplo excelente de cómo construir un sitio web teniendo en cuenta diferencias regionales y de lengua; si bien una posible mejora sería añadir más lenguas por país o región (por ejemplo, probablemente resultaría interesante para muchos consumidores que viven en Alemania pero no dominan el alemán que el sitio de IKEA estuviera localizado al inglés).

Por otro lado, es muy recomendable que la opción de elección de idioma sea accesible desde cualquier página, así como que al elegir una nueva lengua el sitio no redirija a la página de inicio (Andreu-Vall y Marcos, 2012).

[_/su_spoiler]

3.2. Correcto funcionamiento de la búsqueda dentro del sitio web

Además de funcionar correctamente, el usuario debería poder elegir entre realizar búsquedas en todos los idiomas o únicamente en uno.

[_/su_spoiler]

3.3. Codificación, escritura bidireccional

Como explican Andreu-Vall y Marcos (2012), se debe incluir una etiqueta meta de contenido en la sección head del código del sitio web indicando que la codificación será de tipo UTF-8 (8-bit Unicode transformation format). Este tipo de codificación permite que el navegador interprete los caracteres de la enorme mayoría de los alfabetos. Un ejemplo de este tipo de etiqueta sería.

Por otra parte, si alguna de las lenguas meta a las que se traducirá el sitio web emplea escritura de derecha a izquierda (árabe, hebreo), el desarrollador web debe tenerlo en cuenta para que no suponga problemas en el momento de la localización y el resultado final presente una visualización correcta.

[_/su_spoiler]

3.4. Mismo contenido en distintas versiones en diferentes lenguas

Las diferentes versiones del sitio web deben ofrecer la misma información que el sitio original, siempre y cuando dicha información sea relevante para el público meta.

[_/su_spoiler]

3.5. Traducción de documentos descargables

Los documentos descargables (formularios PDF, archivos .doc) también deben ser objeto del proceso de localización.

[_/su_spoiler]

3.6. Traducción de los nombres de las diferentes páginas

Las palabras contenidas en la URL deben figurar en la misma lengua en la que está redactado el contenido: nótese http://aulaint.es/locweb-pyme/quienes-somos/ frente a http://aulaint.es/locweb-pyme/fr/qui-sommes-nous/.

Asimismo, al inicio del documento HTML debe declararse el idioma en el que está escrita la página así como la variante del país. Por ejemplo, el código para el español de España sería <html lang=”es”>. Si alguna parte (palabra, frase o párrafo) dentro de una página web figura en un idioma distinto al del resto de la página, debe indicarse en el código. Por ejemplo, un párrafo en español dentro de una página en inglés se marcaría con la etiqueta de párrafo seguida del atributo de lenguaje:

(Andreu-Vall y Marcos, 2012).

[_/su_spoiler]

3.7. CMS con funciones multilingües

Si se emplea un sistema de gestión de contenidos para la creación del sitio web (WordPress, Joomla), debe comprobarse que este es compatible con las lenguas meta a las que se traducirá. A este respecto, se recomienda informarse de antemano sobre los diferentes plugins que permiten incorporar traducciones al sitio web así como comprobar que el tema empleado para configurar la apariencia del sitio soporta varias lenguas (De la Cova, 2016).

[_/su_spoiler]

3.8. Adaptación a distintos tipos de dispositivos (diseño web adaptable)

El diseño web adaptable o responsive web design «comprende una serie de técnicas y pautas de diseño que permiten adaptar sitios web al entorno de navegación del usuario, entendiendo como entorno de navegación la multiplicidad de dispositivos, móviles o no, por medio de los cuales los usuarios pueden acceder y navegar en internet» (González y Marcos, 2013). Si el sitio web se desarrolla empleando un diseño web adaptable, la página web ofrecerá una buena visualización tanto en ordenadores como en otros dispositivos (móviles, tabletas).

[_/su_spoiler]

3.9. Contenido audiovisual

3.9.1. Imágenes, audios y vídeos localizados

Para localizar el texto contenido dentro de imágenes, son útiles programas de edición de imágenes como GIMP o Adobe Photoshop. Puede consultarse Mata Pastor (2009a, 2009b) para un estudio completo acerca de este aspecto.

Los audios y vídeos que se ofrezcan en la página web también deben traducirse a las diferentes lenguas meta, ya sea mediante el uso de subtítulos o doblaje. También en este punto hay que prestar atención a los aspectos culturales: por ejemplo, en los países musulmanes lo habitual es el empleo de voces masculinas para el doblaje (Martin, 2002).

3.9.2. Accesibilidad

La accesibilidad web constituye un área muy amplia. Algunos puntos clave que deben tenerse en cuenta son:

  • Las etiquetas alt y title de las imágenes deben traducirse, puesto que no solo benefician al posicionamiento de la página web en buscadores ya que estos indexan el contenido a través de estas etiquetas, sino que además permiten que las personas con discapacidad visual identifiquen el contenido de las imágenes mediante programas especiales de lectura (Andreu-Vall y Marcos, 2012). Del mismo modo, otra razón por la que no se recomienda el uso de banderas en el selector de idioma, además de las citadas en un apartado anterior, es porque imponen barreras de accesibilidad cuando no se ofrece una alternativa textual que permita a las personas con discapacidad visual identificar el idioma que quieren seleccionar (Rodríguez Vázquez, 2015).
  • Existen programas informáticos que permiten verificar el nivel de accesibilidad de un sitio web. Un ejemplo es aDesigner.
  • El World Wide Web Consortium (W3C) ofrece una serie de pautas para la accesibilidad del contenido web. Estas pautas se pueden consultar aquí: https://www.w3.org/TR/WCAG20. También se puede emplear la guía de referencia rápida que se ofrece en https://www.w3.org/WAI/WCAG20/quickref/?showtechniques=11.

[_/su_spoiler]

3.10. Estructura

Hay que atender al modo en que la información está estructurada en el sitio web y, en caso necesario, realizar las modificaciones oportunas. Desde el punto de vista textual, se ha de tener presente que los usuarios tienden a realizar un escaneo de la información en pantalla en lugar de leer el texto de principio a fin como cuando se encuentra impreso en papel, por lo que tanto la estructura de los textos como el estilo debe ser especialmente claro, con oraciones breves y concisas. En cuanto a los diferentes elementos del sitio web, lo ideal es que su disposición sea sencilla y rápidamente reconocible.

[_/su_spoiler]

3.11. Posicionamiento: SEO, etiquetas y palabras clave

Existen numerosos factores que afectan al posicionamiento del sitio web en los buscadores. Andreu-Vall y Marcos (2012) mencionan los siguientes:

  • Traducción de la etiqueta title (head): es el título de la página web, el que aparece en la parte superior del navegador y en los resultados de búsqueda cuando la página web se recupera en un buscador. Es importante traducirlo no solo para que los usuarios puedan identificar la página sino también para que los robots de los buscadores indexen el título en el idioma correspondiente.
  • Traducción de las etiquetas ‘description’ y ‘keywords’: no son visibles desde el navegador por encontrarse en la sección head del código fuente, pero los robots de los buscadores sí las leen y las indexan. Además, la etiqueta ‘description’ la emplean los buscadores en muchas ocasiones para mostrar el resumen que ofrecen en la lista de resultados.
  • Traducción de las etiquetas ‘alt’ y ‘title’: ver epígrafe 3.9.2.
  • Traducción de las etiquetas ‘title’ de los enlaces: es la que se muestra al pasar el cursor sobre los enlaces. Los robots de los buscadores también pueden acceder a ellas.

[_/su_spoiler]

Fase de validación

Un proyecto de localización web requiere necesariamente de una fase en la que se verifique que el producto final posee una calidad satisfactoria. Para ello, será necesario llevar a cabo una serie de comprobaciones como las que sugiere Sandrini (2008):

  • Comprobar que el sitio web localizado funciona de manera correcta e idéntica al original.
  • Comprobar que el texto origen se ha traducido en su totalidad y que el texto meta posee una calidad lingüística satisfactoria.
  • Comprobar el aspecto del sitio web localizado: todo el texto debe ser visible, el texto contenido dentro de las imágenes debe haberse traducido y el formato debe ser el correcto. Es recomendable realizar estas comprobaciones empleando diferentes navegadores y, si es posible, diferentes dispositivos.

Referencias

Andreu-Vall, M.; Marcos, M.C. (2012). «Evaluación de sitios web multilingües: metodología y herramienta heurística». El profesional de la información, 21 (3), pp. 254-260, DOI: 10.3145/epi.2012.may.05.

Bolaños Medina, A. (2003). «Dificultades y estrategias de la localización de sitios web comerciales del inglés al español». Posteguillo, S. et al. (eds.), Internet in Linguistics, Translation and Literary Studies. Castelló de la Plana: Publicacions de la Universitat Jaume I, p. 241-262.

Cadieux, P.; Esselink, B. (2002). “GILT: Globalization, Internationalization, Localization, Translation”. Globalization Insider, 11 (1.5), pp. 1-5.

de la Cova, E. (2016). «Translation Challenges in the Localization of Web Applications». Sendebar, 27, pp. 235-266.

Dr. International (Microsoft Corporation) (2003). Developing International Software. Redmond: Microsoft Press, ISBN: 0-7356-1583-7.

Esselink, B. (2001). A Practical Guide to Localization. Amsterdam-Filadelfia: John Benjamins.

González, D.; Marcos, M.C. (2013). «Responsive web design: diseño multidispositivo para mejorar la experiencia de usuario». BiD: textos universitaris de biblioteconomia i documentació, 31, DOI: 10.1344/BiD2014.31.19.

Gutiérrez-Artacho, J.; Olvera-Lobo, M.D. (2017). «El uso del método Delphi como herramienta de evaluación consensuada en la didáctica de la traducción: el perfil del traductor-localizador». Del Valle, M.E. (coord.), Congreso CUICIID 2017: Congreso Universitario Internacional sobre la comunicación en la profesión y en la Universidad de hoy: Contenidos, Investigación, Innovación y Docencia, 25-26 de octubre, en líneap. 226-240.

Hurtado Albir, A. (2001). Traducción y traductología: introducción a la traductología. Madrid: Cátedra.

Hurtado Albir, A. (ed.) (1999). Enseñar a traducir: metodología en la formación de traductores e intérpretes. Teoría y fichas prácticas. Madrid: Edelsa, p. 120.

Jiménez Crespo, M.A. (2008). «El proceso de localización web: estudio contrastivo de un corpus comparable del género sitio web corporativo». Tesis Doctoral. Universidad de Granada.

LISA (2003). The Localization Industry Primer. Fry, D.; Lommel, A. (eds.). Ginebra: Localization Industry Standards Association.

Martin, M. (2002). «La localización de software: una especialidad incipiente en los Estudios de Traducción». Bravo, J.M. (ed.), Nuevas perspectivas de los estudios de Traducción. Valladolid: Universidad, pp. 295-313, ISBN: 84-8448-187-5.

Mata Pastor, M. (2009). «Algunas pautas para el tratamiento de imágenes y contenido gráfico en proyectos de localización (I)». Entreculturas: revista de traducción y comunicación intercultural, 1, pp. 513-532.

Mata Pastor, M. (2009). «Algunas pautas para el tratamiento de imágenes y contenido gráfico en proyectos de localización (II)». Entreculturas: revista de traducción y comunicación intercultural, 1, pp. 533-569.

Nida, E. (1945). “Linguistics and Ethnology in Translation-Problems”. WORD, 1:2, pp. 194-208, DOI: 10.1080/00437956.1945.11659254.

Pierini, P. (2007). «Quality in web translation: An investigation into UK and Italian tourism web sites». The Journal of Specialised Translation, 8, pp. 85-103.

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2010). «Expresiones numéricas específicas». Ortografía de la lengua española. Madrid: Espasa Calpe, ISBN 978-6-070-70653-0.

Rodríguez Vázquez, S. (2015). «Exploring current accessibility challenges in the multilingual web for visually-impaired users». Proceedings of the 24th International Conference on World Wide Web, 18-22 de mayo, Florencia (Italia). New York: ACM, pp. 871-873, DOI: 10.1145/2740908.2743010, ISBN: 978-1-4503-3473-0.

Sandrini, P. (2008). «Localization and Translation». Gerzymisch-Arbogast, H.; Budin, G.; Hofer, G. (eds.), MuTra Journal, Vol 2. LSP Translation Scenarios. Selected Contributions to the EU Marie Curie Conference Vienna 2007. Saarbrücken: ATRC, pp. 167-191.

World Wide Web Consortium (2008). «Web Content Accessibility Guidelines (WCAG) 2.0». https://www.w3.org/TR/WCAG20/.